Skip to content

Los Ojos

octubre 6, 2012

Fuera un día iluminado

con la condena

de ver con tus ojos.

 

Endemoniadamente.

He navegado tantos mares

de palabras, sin ahogarme

como quise, sin llegar

a tierra firme,

como me hubiese valido

para ser un hombre más.

 

Y no; con tus ojos

en los míos

en tu rostro,

inocentemente bello,

sacrílegamente bello.

 

Abiertos tus santos ojos,

y detrás tu alma,

el verdugo de mi vida;

modelo de la ignorancia,

tu alma sencilla,

juez y verdugo y tesoro.

 

He tragado tanto llanto

que no distingo

el sabor de la derrota;

que no me importa

si cien o cien mil noches

me quedan. No espero

siquiera el fin,

pues verte eternamente

es el destino de mis ojos muertos.

.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Lilia Picolini permalink
    octubre 10, 2012 11:18 am

    Me emocionó!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: