Skip to content

Sacrificio

febrero 16, 2013

Se dice que alzó la mirada

A la voz de su amo,

Que oyó su pedido

Y que su corazón

No se doblegó ante sus miedos;

Que su convicción

Fue más fuerte que nada;

Que todo dejó,

Juntó fuerzas y enseres,

Llevó a su propio hijo

Y lo aprontó para el sacrificio.

Se esconde en una única

Actitud fanática

La fuerza corrompida

Por milenios,

Una caricatura

De la leyenda;

El hijo hecho el pueblo

De una nación.

Toda nación

Y todo el pueblo

Sometido a los mártires

Satánicos

Electos

Enviciados,

Sucios inmundos alienados,

Llevándose a sus hijos

Que no son suyos

Al altar de lujuria y penumbra

De su capricho;

Sus guerras inventadas,

Sus vanidades,

Su atroz falacia,

Su ceguera indecente y homicida;

La mugre que sus manos no tocaron,

El hambre que no sienten,

La muerte que negocian en los otros.

Y la gente, hecha Isaac, camina sola

Como insectos perdidos en la arena

Bajo satélites que los supervisan

Como lunas vacías centinelas,

Como los dioses que ya se han marchado

A llorar su metáfora perdida.

.

Anuncios
One Comment leave one →
  1. Lilia Picolini permalink
    febrero 20, 2013 12:23 pm

    Fuertísimo, poderoso! Y para nada una falta de respeto. Sí un grito de rabia y frustración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: